Experiencias vividas por los padres

46 pensamientos en “Experiencias vividas por los padres

  1. Lola y Ana (Ciudad Real)

    Hace unos meses hice un curso de reflexología podal infantil. No sabía qué iba a aprender y las aplicaciones que aquello podía tener en mi vida. Justo después de hacer el curso mi hijo Alonso (4 años) tuvo gripe y al poco tiempo mi hija Ana (dos años) tuvo bronquiolitis y antes de probar con la medicina tradicional puse en práctica lo aprendido en el curso. En ninguno de los dos casos tuve que usar medicamentos, los síntomas se iban suavizando y la enfermedad duraba menos tiempo que en veces anteriores. Por no hablar del rato de intimidad y contacto que generas con la persona a la que le estás dando el masaje.

    También he tenido la oportunidad de probarlo en personas adultas y el resultado ha sido el mismo. Además mi hijo Alonso tiene fobia a ir al baño y estoy convencida que con los masajes le estoy ayudando a escuchar más a su cuerpo y normalizar la historia.

    Nunca pensé que en la reflexología podal iba a encontrar una alternativa a la medicina tradicional pero así ha sido.

    Lola y Ana, Ciudad real

    Monitora teresa Molina

    Responder
  2. Irene Pardell

    ¿Qué hizo que me apuntara a un taller de reflexología?
    Carla comenzó a ir a la guardería cuando tenía 2 años. La
    primera semana fue los 5 días, pero a partir de la segunda semana empezó a
    ponerse enferma CADA SEMANA. Cuando digo cada semana no exagero, durante 6
    meses Carla sólo pudo ir dos semanas completas a la guardería. Yo tenía que
    escuchar: ES NORMAL, se tiene que pasar, los niños se tienen que inmunizar y
    generar sus propias defensas… ninguna de estas explicaciones me servía. No
    podía dejar de preguntarme lo siguiente:
    – ¿es saludable que un niño crezca tomando dalsy y apiretal
    cada semana?
    – ¿realmente estoy fortaleciendo sus defensas dándole
    antibiótico cada mes?
    Yo tenía la sensación de estar en un círculo vicioso del que
    no éramos capaces de salir, y eso es lo que me llevó a buscar otras soluciones o
    alternativas. Así es como llegué a la reflexología infantil: necesitaba
    encontrar otros caminos para hacer frente a las enfermedades de mi hija.
    ¿En qué me ha ayudado la reflexología?
    Me ha ayudado a perder el “miedo” a la enfermedad,
    es decir, a afrontarla con más confianza. Sé que tengo una herramienta en mis
    manos que me ayuda en el proceso de enfermar-curar de mi hija. Para mí también
    es importante sentirme partícipe de este proceso y no siempre tener que
    recurrir al médico a la primera tos o al primer moco. Ahora tengo la sensación
    se estar respetando aquel proceso natural que el cuerpo necesita seguir.
    No querría acabar sin explicar que, en mi caso personal, ha
    sido una herramienta importantísima para acercarme a mi hija, ya que era una
    niña con mucha dificultat para relajarse y que no aceptaba el contacto físico.
    Sólo me queda decirte: ¡GRACIAS Montse Albiol!

    Irene Pardell, madre de Carla

    Responder
  3. Marta

    Justo ayer acabamos nuestro taller de masaje con Lourdes López, con muchos conocimientos adquiridos pero con mucha pena por terminar esta maravillosa experiencia.

    Han sido 6 semanas maravillosas en las que hemos compartido experiencia, formas de ver la crianza, hemos aprendido una herramienta muy eficaz para implicarnos en su proceso de curación cuando están malitos pero sobre todo hemos aprendido a confiar en ellos y en la capacidad de autocuracion de esas cuerpecitos tan maravillosos.

    Ha sido un verdadero placer compartir estas semanas, gracias a Lourdes y a mis compañeras, estoy segura que seguiré teniendolas en mi camino.

    Marta.

    Responder
  4. Susana Tobarra

    Me llamo Susana Tobarra, tengo una preciosa hija de casi cuatro años que es mi ángel y la luz de mi vida, Naroa, y escribo para contar mi experiencia reciente con la reflexología.

    Aprendí el método de Ángeles Hinojosa en el curso de prácticas impartido por Begoña Montilla hace ya unos meses. He de reconocer que, aunque la reflexología me parecía un tema práctico, útil e interesante, tras el curso deje aparcado el método y rara vez le hacía un masaje a mi hija, entre que no encontraba el momento y mi hija ponía pegas, pues no insistí demasiado.

    El lunes 26 de septiembre, como todas las mañanas empecé a preparar a Naroa para ir al cole. Según empecé a quitarle el pijama noté que la niña tenía unos lunarcitos morados muy extraños por el cuerpo y la cara. Enseguida me di cuenta de que eso no era nada bueno así que cogí a la niña y me fui pitando para el hospital de Cruces.

    Nada más llegar a urgencias nos pasaron dentro y empezaron a hacerle pruebas. Le hicieron análisis de sangre y descubrieron que tenía las plaquetas por los suelos (3.000 plaquetas cuando lo que se considera normal creo que es a partir de 140.000). Entre esto y otros síntomas que tenía la niña la cosa no pintaba nada bien. Me dijeron que tenía que quedarse ingresada para hacerle más pruebas, y que tenían que descartar una posible leucemia. Ahí empezó la pesadilla.

    Nos quedamos ingresadas en oncología infantil, al día siguiente le harían una punción medular para descartar el cáncer y mientras tanto la niña, que seguía con la vitalidad de siempre, no podía moverse ya que ante cualquier mínimo golpe había un alto riesgo de hemorragia o derrame cerebral. Esos dos días fueron los peores y más largos de mi vida.

    El martes por la mañana le pusieron anestesia total y le hicieron la dichosa prueba. Tuve que esperar a los resultados hasta las cuatro de la tarde. Cuando la doctora me dijo que Naroa no tenía leucemia sentí como si flotara.

    La médico empezó a explicarme que lo que le pasaba es que tenía una Plaquetopenia, su médula producía sin problemas las plaquetas pero su propio cuerpo se encargaba luego de destruirlas. No tenían muy claro el origen de este problema, también conocido como púrpura, pero parece ser que ante un virus su sistema inmunológico se había vuelto loco y desarrollaba anticuerpos contra las plaquetas.

    Me comentó que le iban a poner un tratamiento con cortisona o corticoides si el tratamiento funcionaba el viernes nos iríamos para casa y si no funcionaba habría que ir probando otros tratamientos. Una vez curada había tres posibilidades: que se recuperase para siempre, que de vez en cuando tuviese un brote, o que se le hiciese crónico. Como yo soy una persona muy positiva y tras el alivio de saber que no era leucemia, me quedé con la primera parte, que le iban a poner un tratamiento, le iba a funcionar y el viernes nos íbamos para casa.

    Los tres días siguientes, a pesar de estar ingresadas, con Naroa como loca por levantarse, jugar y correr, y con el cuerpo lleno de manchas y moratones (la pobrecita parecía un cromo), compartiendo la vida con niños muy enfermos, e historias muy tristes, nuestro estado de ánimo era bastante bueno ante el convencimiento de que nosotras éramos ‘las afortunadas’ y de que tras los análisis del viernes nos iríamos para casa.

    Llego el viernes, y fue cuando me echaron el jarro de agua fría. El tratamiento no había funcionado y Naroa no tenía ni media plaqueta más que cuando ingresó, así que había que probar con otro tratamiento. Se me volvió a caer el mundo encima y empecé a pensar de nuevo lo peor. Mientras tanto ingresó otra niña con el mismo caso que Naroa y empezaron a llegarme noticias de más casos como el suyo y ninguno con una recuperación fácil o rápida.

    Es en este momento cuando me acordé de la reflexología. Le llame a Bego y le pedí que por favor viniera a hacerle unos masajitos y de paso que le consultara a Ángeles para ver qué puntos podía tocarle para ayudarla. Esa misma tarde, Begoña vino al hospital con las plantillas y demás. Le hizo el masaje y me dijo que yo se lo repitiese tres veces al día, ya que este método lo que quiere es que seamos los padres quien nos ocupemos de la salud de nuestros hijos y no la derivemos a terceros. Y así lo hice. Además, Naroa estaba harta de hospital, así que me dejo encantada que le hiciese los “majajes en los pies”, como dice ella, para ver si así nos íbamos de una vez por todas (en ese momento se hubiese dejado hacer cualquier cosa con tal de volver a casa)

    El lunes volvieron a hacerle los análisis y ¡sorpresa!, las plaquetas se habían disparado, ¡tenía 325.000! Por fin nos dieron el alta y nos pudimos ir a casa. Además, como los niveles de plaquetas eran tan altos Naroa podía hacer una vida totalmente normal y desde el día siguiente mismo podía volver al cole.

    Tuvimos que repetirle los análisis 15 días después y un mes después y en el último las plaquetas eran más de 400.000. Por supuesto yo había seguido haciéndole masajes, todos los días al principio y en este momento aunque un poco más espaciados sigo con ellos. Muchas veces, es ella misma la que me los pide, sobre todo si se encuentra mal. Ahora ya no tenemos que volver a hacerle análisis hasta dentro de tres meses y todo se ha quedado en un mal sueño.

    No tengo pruebas científicas de que fuera la reflexología lo que curó a Naroa, pero cada vez estoy más convencida de que así fue. La niña que estuvo con Naroa en cruces recibió el mismo tratamiento pero las plaquetas solo le subieron a 30.000. No sé de ningún caso de esta enfermedad y conozco varios, en los que haya habido una recuperación tan rápida y tan sorprendente. El hijo de una amiga tuvo que estar más de un año recibiendo tratamiento cada 15 días y la hija de un primo de mi aita lleva desde marzo sometida a diferentes tratamientos sin resultado alguno, me he ofrecido a enseñarle los masajes de reflexología y próximamente vendrán a aprenderlos. Esto sólo son dos ejemplos.

    Así que solo puedo decir una cosa, GRACIAS A LA REFLEXOLOGÍA, A BEGOÑA Y A ÁNGELES, no sólo han devuelto la salud a Naroa, sino que me han dado la tranquilidad de saber que si le vuelve a pasar tengo una herramienta mágica que me ayudará a resolver sus problemas de salud.

    Susana ( Bilbao)

    Responder
  5. Paula caballero

    Me llamo Paula y soy la mamá de Yago, un peque de 3 años. Al mes y medio de vida Yago tuvo que ser ingresado por una bronquiolitis, la peor semana de mi vida (y eso que no estuvo grave, no necesitó oxígeno, ni antibióticos).

    No se bien como llegué a descubrir la reflexología podal infantil, pero desde que hace un año realicé el curso con Ángeles Hinojosa, muchas cosas dentro de mi han cambiado y siempre para mejor.

    Al principio Yago no se dejaba hacer masajes, no le gustaba que le tocara los pies, así que practicaba con mi chico, el cual estaba encantado y ayudé en varias ocasiones a curar rápidamente la gripe.

    En todo este tiempo en cuanto Yago ha tenido fiebre alta y mocos, hemos corrido hacia urgencias, esperando a ver que nos decían (aunque la verdad es que nunca le di nada de lo que me mandaban, pero saber el diagnóstico ya me tranquilizaba). Me costaba confiar en su cuerpo y en que solo llegaría a curarse, también me costaba confiar en mi y en que podría ayudarle. Así que pasábamos esos días de fiebre y mocos con nervios, preocupaciones y con tensiones (la familia no ayudaba mucho).

    Hace unos días que Yago volvió a ponerse malo, 39º de temperatura, mocos, tos persistente y apatía…volvíamos otra vez….Pero esta vez fue diferente, desde el primer día DEJÓ que le hiciera el masajito en los pies. La fiebre le duró tres días, arrancaba moco y estaba muy activo (aún

    Responder
  6. Rocío

    Estoy terminando un taller de reflexología, a lo largo del cual ya he podido comprobar los efectos de la misma en mi bebita de 6 meses. Estoy infinitamente agradecida por haber recibido esta poderosa herramienta, no sólo porque con ella se ayuda a la salud de tu hijo/a, sino que además se hace de una forma muy hermosa, tocando, casi acariciando esos diminutos pies… esto crea momentos mágicos y placenteros, en los que existe una especie de comunicación a través de las manos… en resumen… GRACIAS!!!

    Responder
  7. Paqui

    Ángeles no nos conocemos personalmente pero quiero darte las gracias. Hice un curso de reflexologia infantil ( regalo de Mari Exposito Coello en sus prácticas) y estoy a punto de cumplir un año sin visitar al pediatra. Mi hijo estaba diagnosticado como bronquitis crónica y desde febrero, que es cuando hice el curso y me tiré a la piscina, está sin medicamentos (estilsona, salbutenol, y un tercero que ya he olvidado) y lo más increíble: sin una sola bronquitis!!! Muchas gracias!!!

    Responder
  8. Bosco Fernández

    Hicé el taller para madres con Vanessa Fernández. De repente descubrí una nueva forma de conectar con mi hijo emocionalmente y de hacerle sentir importante porque le conté que tocando sus pies podía hacerle sentir mejor, podía curarle y podía hacer que no se pusiera malito. Era como estar haciendo magia a través de mis manos.

    Responder
  9. Rocio

    Todo lo que pueda acercarme aún más a mi hijo es muy importante para mí, y el hecho de poder hacerle la reflexología es un momento más de unión con
    él. A la vez y muy importante para mí también ha sido el descubrimiento de saber que puedo ayudar a mi hijo a curarle sin necesidad de medicamentos.

    Responder
  10. Cristina Velasco

    Me ha ayudado a entender el proceso biológico de mi hija y también le ha quitado los miedos a mi pareja. Ahora si la niña se siente mal, no nos alarmamos enseguida, primero intentaremos entender que es lo que le pasa y aplicaremos los conocimientos aprendidos. Ha significado para mi familia una unión en cuanto a criterios y cómo cuidar a nuestra hija.

    Responder
  11. Irene Durán

    La reflexología era para mi esa terapia desconocida pero atractiva que siempre he querido descubrir. Mi madre siempre me ha dado masajes en los pies que me resultaban relajantes y curativos, y por eso tenia claro que “algo” ha de tener la reflexología, que cambia el cuerpo.
    Cuando me enteré de éste curso no me lo pensé dos veces, mi hija Mara habia pasado hacia menos de un mes una salmonella y decido dar una oportunidad a su cuerpo para superarla sin necesidad de asistir a los médicos, nos salió bien, pero me vi falta de recursos para poder aliviarla, la reflexología podria ayudarme en situaciones posteriores, asi que no me lo pensé y me apunte.
    Aprender con Paula García ha sido un placer, “toquetearnos” los pies unas a otras y sentir que todo tiene un porque y que tu cuerpo responde es muy gratificante. Mara no quiso colaborar, era mucho mas interesante jugar con los demás niños o simplemente pringarse los pies con la manteca, pero algo quedó en ella porque ahora quiere tocarme a mi los pies como en el curso.
    Trabajo en un hospital en un servicio de neonatología, veo muy util los conocimientos adquiridos ya que diariamente veo muchos casos en los que poder aplicarlo.
    Espero poder ir aprendiendo mas profundamente la reflexología, me ha enganchado.

    Responder
  12. Lola

    Hace unos meses hice un curso de reflexología podal infantil. No sabía qué iba a aprender y las aplicaciones que aquello podía tener en mi vida. Justo después de hacer el curso mi hijo Alonso (4 años) tuvo gripe y al poco tiempo mi hija Ana (dos años) tuvo bronquiolitis y antes de probar con la medicina tradicional puse en práctica lo aprendido en el curso. En ninguno de los dos casos tuve que usar medicamentos, los síntomas se iban suavizando y la enfermedad duraba menos tiempo que en veces anteriores. Por no hablar del rato de intimidad y contacto que generas con la persona a la que le estás dando el masaje.
    También he tenido la oportunidad de probarlo en personas adultas y el resultado ha sido el mismo. Además mi hijo Alonso tiene fobia a ir al baño y estoy convencida que con los masajes le estoy ayudando a escuchar más a su cuerpo y normalizar la historia.

    Nunca pensé que en la reflexología podal iba a encontrar una alternativa a la medicina tradicional pero así ha sido.

    Lola y Ana, Ciudad real
    Monitora teresa Molina

    Responder
  13. Miriam López

    Aunque no tengo aun destreza al dar los masajes a mi pequeño, y tampoco el es buen receptor, aprendí a mirar los síntomas de cualquier enfermedad desde la serenidad. Antes me agobiaba y corría al pediatra. Sí bien creo en que nos trasmite seguridad a mi pequeño y a mí además de fortalecer nuestra relación, creo importante la relación entre reflexología y pediatra.

    Responder
  14. Conchi

    La reflexología era un campo desconocido para mi y mi pareja. Gracias al taller me he dado cuenta de que se pueden tratar enfermedades comunes a través de ella sin necesidad de tanto fármaco. Ha resuelto dudas y creado ilusión por trabajar y curar yo misma a mi pequeño.

    Responder
  15. Carlos

    Acabamos de terminar el taller para padres y madres y ha sido muy renovador para nuestra familia, ahora intentamos curarnos en casa y sin medicamentos innecesarios, confiamos en el cuerpo humano.

    Responder
  16. Ana Eva

    Desde q nacio Daniel, lo lleve una vez a un pediatra y nunca mas, cada vez q tenia moquitos u otra cosa lo llevaba a los masajitos, no creo en como nos dan los medicamentos, no q sean malos sino en la forma q nos lo dan. Yo llevo tres años sin tomar nada de nada. A Daniel le doy solo homeopatía. Los masajes son complementarios al trabajo q yo hago, osea sano en mi la emocion q le hace enfermar y con los masajes es mas rapido, Daniel es el cuadro de luces de mi vehiculo, cuneado se le enciende una luz, es un aviso para mi, enseguida lo sano. Animo a todas las personas a conocer metodos naturales q nos ayudan a sanar y a comprender el para que nos enfermamos, hay muchos y este es muy bueno, o por lo menos para mi lo ha sido

    Responder
  17. Gemma Gutrao

    Para mi ha supuesto dar sentido a una manera de ver la salud infantil que ya intuía pero que no había podido compartir con mucha gente ya que parece que cada vez las mujeres pierden su instinto a la hora de cuidar a sus hijos y ese saber que antes se transmitía de generación en generación. Me ha hecho conectarme con el cuerpo y con la seguridad de disponer de una herramienta que considero útil para evitar acudir en exceso al médico y poder ayudar a mis hijos.
    Creo que me abre un camino para seguir aprendiendo en esta línea de conocimiento. Estoy agradecida por haber descubierto la técnica

    Responder
  18. Mª Elena López Sánchez

    Para mí y mi familia el descubrir la Reflexologia ha supuesto una revolución, ya que nos hemos dado cuenta que estamos sobre medicando a nuestros hijos, y que gracias a esta técnica podemos aliviar enfermedades sin necesidad de tanta medicación.

    Responder
  19. Carmen Nevado Rey

    Tengo tres hijos y voy alternando el masaje.Normalmente les doy un masaje a la semana.Si están malitos suelo dárselo por la mañana y por la noche.

    Los resultados son asombrosos.Lo he utilizado para boca-mano-pie,conjuntivitis,faringitis…

    Uno de mis hijos tiene una parálisis cerebral y suele tener el sistema inmunitario más débil que sus hermanos y le está viniendo fenomenal.

    Me gustaría hacerme formadora para poder compartir con más papás el poder de autosanación de sus hijos.

    Conozco muchos papás de niños con discapacidades que al tener su sistema inmunitario más débil,están siempre malitos y los atiborran a antibióticos, con lo que todo eso conlleva.Incluso llegando a extremos de no sacarlos de casa en todo el invierno para que no enfermen.Mi propósito al hacerme formadora es transmitir que todos los niños tienen en su cuerpo la llave para autocurarse y conseguir un sistema inmunitario fuerte y que con medicamentos no se consigue.

    Gracias Ángeles por compartir con todos nosotros la llave para que nuestros hijos tengan un sistema inmunitario fuerte y consigan de una manera natural las defensas que su cuerpo necesita.

    Gracias de corazón!!!! Esto es un regalo para nuestros hijos!!!!

    Responder
  20. Nuria Hinojosa

    Soy Núria Hinojosa, madre de un niño de 22 meses, y monitora de Reflexología Infantil. Mi hijo ha sido el que me ha hecho cambiar la visión de la salud. Cuando no era mama, trabajaba en una oficina, bastantes horas, vivía muy deprisa, no me daba cuenta lo que pasaba a mi alrededor en el sentido de la importancia de salud. Cuando fui madre, empecé a informarme, y cual es mi sorpresa, que me encuentro con una salud manipulada, donde empieza por los médicos y las farsas de las farmacéuticas, la importancia de venir a esta vida con un parto respetado y lleno de amor, solo me hizo falta querer mirar para ver todo. Así que decidí hacer un taller para padres/madres de reflexología. En este taller aun potencio mas mi decisión de tomar el camino correcto. Podía ayudar yo a mi hijo en las enfermedades de la infancia, y era yo quien podía mejorar la salud de mi hijo, simplemente confiando en su cuerpo. Así lo hice, empecé a confiar en la vida y en la salud de mi hijo, con la reflexología. Cuando Xavi, mi hijo, se enfermaba y esto le ocasionaba fiebre y malestar, yo le ayudaba con arcilla y Reflexología. Fue duro mas que nada por la presión de la familia, por que ellos no entendían que no medicara a mi hijo. Pero el apoyo de mi marido lo tenia, no necesitaba mas! Así que puedo decir que mi hijo se ha puesto muy pocas veces malito, quizás el respetar su sistema inmune tuvo mucho que ver. Decidí aprender mas y mas, y formarme como monitora de Reflexología Infantil, tenia claro que mas mamas y papas tenían que ayudar a sus hijos, y aquí estoy en este camino tan maravilloso. Responsabilizarme completamente de la salud de mi hijo, a sido la mejor decisión que he tomado. La recomiendo a todo el mundo. Por que un niño sano, es un niño feliz. Y cuando tu hijo es feliz, toda la familia esta en armonía. Gracias Angeles.

    Responder
  21. Irene y Fernando

    Acabamos de terminar el taller para padres con Rosa y nos ha supuesto compartir el taller juntxs lo cual nos ha gustado mucho y queremos volver a hacer. Ha sido un placer estar en familia de una manera nueva, a través del contacto, aprendiendo algo nuevo todxs juntxs y tratando el tema de nuestra salud. Y lo mejor de todo es que no se acaba en el taller, es un regalo para la familia para toda la vida.

    Responder
  22. Nerea

    La primera vez que escuche hablar sobre la reflexología fue hace muchos años. No sabía exactamente lo que era pero la idea de que tengamos unos puntos reflejos desde donde podamos ayudar a nuestro organismo me parece interesante no, mágico. Me aporta otra visión de nuestro cuerpo, me empuja a tener otra relación con

    él y con mi salud. Me da poder, la verdad. Y eso me gusta. Desde pequeña pensaba que la enfermedad venía porque tenía que venir, que no podíamos hacer nada para evitarlo, simplemente, pasarlo lo mejor que podíamos. Durante estos últimos años se me ha cambiado esta visión. Puede que enfermemos por algo, puede que nuestro cuerpo nos este comunicando algo y sea nuestra responsabilidad escucharlo. Ser consciente de lo me pasa, me hace sentirme viva, dueña de mi vida y de mi misma. Aunque a veces, sea el camino más doloroso.

    Me gustaría transmitir esta visión a mis hijxs. Me gustaría que fueran conscientes de sus vidas y por supuesto, de su salud. Me gustaría que tengan herramientas para conocerse, para ayudarse y avanzar en esta vida. Coloco la reflexología en este marco.

    Todavía no hemos terminado el curso y no sé exactamente como lo utilizaré pero mi intención está ahí.

    He realizado otros cursos como kinesiología y aunque utilizo el 10% de lo aprendido en ese curso, lo utilizado me sirve y espero que con la reflexología me pase lo mismo.

    Eskerrik asko.

    Responder
  23. Elena Valero

    Conocer la reflexología para mi fue maravilloso, durante el embarazo me ayudó a sobrellevar pequeñas molestias. Después de nacer Mario y empezar con cólicos de lactante no dudé en formarme para poder ayudar a mi bebe. Mario es feliz con sus masajes diarios y ya está tranquilo.

    Responder
  24. Gemma Sanchez Llaurado

    El taller me ha aportado sobre todo tener el poder en nuestras manos, de tratar cualquier dolencia y más con lo que nos preocupan nuestros hijos, eso hace sentirme poderosa el no tener que salir corriendo al médico y estar exponiendo tu salud a otras personas. La reflexología para mí es magia y me hace sentirme muy bien sobre todo cuando la recibo.

    Responder
  25. Ana Villaseca

    La reflexología me ha abierto una ventana a un mundo nuevo para mi y mi familia. Una forma no invasiva de tratar la enfermedad. Nos ha aportado un montón.

    Responder
  26. Elena

    Aun llevo muy poco tiempo, no hace ni una semana que termine el curso pero en mi opinión es una de las

    mejores cosas que he podido hacer por mis dos hijos, actualmente sólo lo he practicado con el mayor de 3

    años, el otro tiene un año y aun no se deja mucho, pero Mario tiene algún problema digestivo que le viene

    causado por situaciones de más estress o nerviosismo y se lo estoy trantando con unos resultados bastante

    sorprendentes, además ahora no me preocupo cuando tiene síntomas (sobre todo diarrea) sino que me alegro

    de que se esté limpiando, no se ha puesto malo desde que lo trato.

    Responder
  27. Carolina Manso

    Este curso ha sido para mi una experiencia fantastica desde el momento cero por la implicacion con mi hijo…

    por seguir adelante con algo que llevo tiempo.. saber mas para no depender de cosas quimicas … un gran curao y

    una maravillosa monitora…

    Responder
  28. Manel

    Ya la conocíamos gracias a mi mujer que decidió hacer la formación y creo que fue un gran acierto. La utilizamos siempre que las peques tienen algo.
    Ahora, después de haber hecho el taller, yo también puedo ayudarlas y tener un momento de calma con cada una de ellas. Me gusta que la mayor me pida un masaje cuando lo necesita y tener un rato los dos.

    Responder
  29. Julia Miralles

    La #reflexologíainfantil ha sido una herramienta nueva para nuestra familia, que espero integremos y utilicemos en el futuro. También ha supuesto muchísima información, y esta nos ha aportado más confianza para estar al lado de nuestro hijo y ayudar a su cuerpo en los momentos que está malito.

    Responder
  30. Rocio

    Todo lo que pueda acercarme aún más a mi hijo es muy importante para mí, y el hecho de poder hacerle la reflexología es un momento más de unión con
    él. A la vez y muy importante para mí también ha sido el descubrimiento de saber que puedo ayudar a mi hijo a curarle sin necesidad de medicamentos.

    Responder
  31. Laura Pérez

    Para mi conocer la #reflexologíainfantil ha sido descubrir una nueva herramienta, medianamente sencilla, para

    hacerme mas activa, participe y conocedora de la salud de mi hijo y de mi familia. Ha sido como

    abrir otra puerta mas en el ámbito de la salud y conectarnos mas con las raíces o sabiduría

    “popular, ancestral” por llamarlo de alguna manera.

    Responder
  32. Lorea

    Soy una de esas personas (y ahora madre también) que no me gusta mucho acceder a medicamentos. La

    #reflexologíainfantil me parece una práctica fácil y con sentido con la que podre ayudar a mi hijo utilizando

    solamente mis manos. Una nueva alternativa frente a muchas enfermedades que pueda padecer mi hijo.

    Intentar, intentaré poner lo máximo posible en práctica.

    Responder
  33. Olatz Etxezarreta

    Para nosotros la #reflexologíainfantil es una herramienta y una filosofia para la curacion y la relacion entre los niños y

    nosotros. Nos parece muy interesante y fortalecedor poder curar a nuestros hijos con nuestras propia energia

    y nuestras manos. Con ello nos implicamos mas en esta tarea de sanarlos.

    Responder
  34. Rosario Ruiz

    Cuando me propusieron este taller, pensé que era la ocasión ideal de pasar con mi hija pequeña un

    tiempo exclusivamente para ella y que no le había podido dedicar desde que nació, simplemente por el

    hecho de ser la pequeña y tener un hermano con el que compartir la disponibilidad de sus padres.

    Esa expectativa la he cumplido con creces, puesto que ha sido maravilloso interactuar con ella y ver

    como lo ha disfrutado, pero además, he adquirido pequeños conocimientos a través de los cuales puedo

    beneficiar su salud y la de su hermano, puesto que él también ha probado y disfrutado la #reflexologíainfantil que

    mami ha aprendido.

    Responder
  35. Elisabet

    Para nosotros, este taller ha sido una experiencia satisfactoria en las que hemos participado toda la familia. Luego hemos puesto en práctica los conocimientos con otros miembros de la familia y amigos. En mi caso, en particular, con una amiga muy especial que ya nos ha dejado. Iba a verla al hospital y ponía en práctica las lecciones con ella. Cuando me veía llegar, ya me enseñaba la crema y me pedía que le tocara los pies, que eso la reconfortaba. Mi hija todavía no se deja la sesión completa, pero cuando le pongo la crema después del baño, se pone ella un poco de crema y me ofrece los pies. Solo le hago a diario la parte de “cerrar el pie” y le encanta. Con esto podríamos decir que hemos creado un vínculo muy especial. gracias a la #reflexologíainfantil

    Responder
  36. Leire Urzelai

    Para nosotros con la #reflexologíainfantil se ha abierto una nueva ventana. Ahora contamos con una nueva herramienta cuando
    uno de nuestros hijos enferma o tiene algún síntoma irregular. Sabemos cómo le podemos ayudar y
    sobre todo hemos aprendido a darle el tiempo que su cuerpo necesita para recuperarse.

    Responder
  37. Elvimar A

    Conocer la #reflexologíainfantil ha significado un antes y un después ante la medicina convencional, calidad y estilo de vida, acercamiento

    desde el respeto y amor a nuestro cuerpo y un cambio de consciencia increíble. Sinceramente me quedo

    corta con las palabras.

    Responder
  38. Vanessa López

    La #reflexologíainfantil nos ha acercado más a nuestro propio ser en la medida que nos ha dado herramientas propias para sanarnos sin necesidad de químicos u otros tratamientos invasivos que a menudo resultan ser peor que la propia enfermedad.

    Responder
  39. Miren Escudero

    Conocer la #reflexologíainfantil ha sido un descubrimiento positivo para afrontar con naturalidad y tranquilidad las distintas patologías de mis hijas e incluso de mi pareja. Gracias a cada una de las sesiones del taller he aprendido la relación de las distintas patologías y los puntos reflejos a tratar de forma natural e inofensiva en la salud de mi familia.
    La reflexología podal infantil la llevo a cabo con cada una de mis hijas porque sé que a través de la técnica el sistema se regula y funciona correctamente. También me ayuda para tener un contacto directo con cada una de ellas y eso me parece muy importante para que ellas crezcan con cariño y seguridad.

    Por otro lado quiero comentar que soy una madre con una hija de tres años y otra de diez meses y las últimas veces he tenido que acudir varios días al pediatra por causas respiratorias de mi hija la pequeña.

    Tengo que confesar que no confiaba plenamente en el tratamiento que me recetaba mi pediatra, no pongo en duda que es un profesional pero lo que no he compartido con él es que nos recetaba para mejorar en los episodios de tos salbutamol a demanda. Tuve la suerte de empezar el taller y gracias a
    esta técnica de reflexología que estoy practicando no he tenido que acudir más veces al pediatra, es mas no tiene tos y esta perfectamente, estoy tranquila practicando esta técnica porque sé que no va tener efectos perjudiciales en su salud.

    Estoy enormemente agradecida a todas las personas que llevan a cabo este tipo de talleres ya que
    gracias a ellos mejoramos la salud de los más pequeños de una forma natural.

    Responder
  40. Aina Nadal

    Para ser sincera me apunte a este taller de #reflexologíainfantil porque pensé que era una buena forma de pasar tiempo con mi bebe, de hacer algo juntas, sin pensar demasiado en lo que la reflexologia significaba o de que trataba.
    Pero desde el primer dia, cuando vi todo lo que se podia hacer y que realmente funcionaba pense que habia sido una gran decision. Que no solo pasaba tiempo con mi hija si no que tambien la podria ayudar de una forma alternativa a la medicina tradicional. Estoy encantada de haber hecho este taller.
    Gracias!!!

    Responder
  41. Enrique Martín-Francés

    Este taller de #reflexologíainfantil ha supuesto el conocimiento de un tema muy interesante del que se conoce muy poco y que abarca más de lo que creemos. El hecho de poner en práctica lo aprendido y ver resultados positivos, es una sensación muy grata que se transmite en la familia y refleja bienestar. El hecho de que Sergio me pida hacerle masajes en los pies me satisface y cuando se los hago y me dice -“me gustan mucho los masajes de papá”- , sé que esto nos une aún más si cabe.

    Una vez más, agradecer a Rosina Uriarte su interés por enseñar, su dedicación y sus consejos.

    Darnos la oportunidad de conocer la #reflexologíainfantil ha sido un autentico placer. Su implicación durante el taller y fuera de él, siempre va más allá de lo esperado.

    Responder
  42. Maria Esther Montejano

    Descubrir la #reflexologíainfantil ha sido un gran descubrimiento porque no era consciente del daño que les estaba haciendo a mis hijos dandolestantos medicamentos sin necesidad.

    Tengo clarisimo que de ahora en adelante mis hijos estaran cada vez mas sanos, fuertes y saludazblesgracias a la reflexologia podal infantil.
    No toda la familia lo ve todavia como yo pero poco a poco se que lo iran integrando al ver que funciona yque los niños cada vez se pondran menos veces malitos.

    Responder
  43. Isabel

    Para mi casa, conocer y utilizar la #reflexologíainfantil, en la poca medida que aún la utilizo, supone hacernos
    responsables de nuestros pequeños en todo lo que podemos. Se lo explicamos y nos admiran, nos lo piden,
    son momentos de relax, de conexión, de bienestar y de vinculo. Todas esas cosas que sabes que tienen que
    estar para que haya armonia en el hogar, pero que a veces es dificil encontrar, lo hemos encontrado a
    través de los pies y la reflexologia. Y sobretodo la confianza que trasmites a tus hijos.

    Responder
  44. Raquel Lara

    Conocer la #reflexologíainfantil, ha sido una experiencia nueva y diferente a los cursos que hecho al poder compartirla junto mi hija, lo primero más importante de mi vida y mi familia también al practicar con todos e incluso llegar a sentir yo misma en mis propios pies a través de las manos de mi educadora y mis compañeras de clase la reflexología podal.

    En definitiva,un gran descubrimiento para mi, que esta en mis manos. Por último: (Agradecer la paciencia,compresión y buenos momentos vividos en este curso intenso pero corto,con mi educadora Núria Hinojosa y las demás mamás como yo, Gracias de corazón!).

    Responder
  45. Guadalupe

    En una ocasión hace unos años recibí yo la reflexología en unos momentos muy delicados y muy difíciles de mi vida.
    A raíz de ahí, dejó huella en mí… y llevaba tiempo deseando realizar algún taller, pero no resultaba
    posible por diversas circunstancias. Y en esta ocasión se abrió la puerta con Rosina en Castro Urdiales,
    nuestro lugar de residencia, y con el deseo de poder ofrecer a mi hijo especialmente, familia y yo misma
    esta alternativa… comenzar a aprender de “este nuevo mundo”, un verdadero Regalo. GRACIAS!

    Responder
  46. Olga Moreno Serrano

    Soy Olga Moreno , madre de Sara Cortes una pequeña guerrera que nació el 15 de mayo de 2009 ,con una patología genética, que nos cambió la vida .
    Hace unos meses Ángeles Hinojosa Sanchez se puso en contacto conmigo , Cora Costa su hija me había escuchado en algún programa de radio y me pudo encontrar en Facebook, algo bueno de las nuevas tecnologías.
    Su propuesta era ofrecerme hacer el curso de reflexologia, regalándome la formación y todo, para poder ayudar a mi gran guerrera.
    La verdad que a sido un verdadero regalo , ofrecerme el aprender un poco más como funciona nuestro cuerpo y la confianza en que el cuerpo siempre quiere sanarse , por otro lado los beneficios del vinculo que crean los masajes.
    Puede que hubiera tenido que explicar todo antes, no es que no lo agradezca pero son tantas las cosas, que siempre se te escapa agradecer, hacer o incluso valorar lo que la gente hace . No es que lo sienta así, sino que una se colapsa.
    La verdad que me e sentido querida , apoyada y lo mejor animada a confiar en lo que hago .
    Poco a poco , día a día voy confirmando todo cuanto Angeles y sus hijas nos han enseñado y va dando fruto todo lo aprendido .
    Tratar los pies de Sara no a sido fácil ya que su malformación le provoca muchos dolores y a sido algo que siempre a negado ,”tocar sus pies” , pero cada día es más fácil y cada vez es más satisfactorio el resultado y los beneficios del masaje y podemos tocar casi todos los puntos , en los comentarios os dejo una foto de sus pequeños pies disfrutando del masaje .
    Solo puedo sentirme agradecida por este gran regalo, ya que yo no podía haberlo costeado o incluso no se me habría pasado ni por la cabeza de hacer .
    Espero que esto solo sea el principio de algo muy grande .
    P.D e conocido gente magnífica y sigo conociendo , además de confirmar muchas cosas de las que hacía.
    No sólo Sara se está beneficiando , también sus hermanos, toda la familia .

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *